Conéctese con nosotros

Teatro, Cine, TV y Series

«La Maldición de la Casa Hill»: cuando el terror esconde más que fantasmas

Publicado hace

el

“¿Es mejor el libro o la película?” ¿Cuántas veces hemos preguntado eso ante una adaptación literaria? Y es que esta controversia de cuál es mejor está incrustada desde hace ya un tiempo. Pero si nos ponemos a pensar es una lucha eterna sin sentido ya que ambas cuentan con su encanto y su diversa narrativa. Tampoco obviemos que no todo el mundo lee libros ni todo el mundo ve películas. ¿Pero qué pasa cuando la adaptación es tan buena como el libro? ¿Y qué pasa cuando su remake no es una película, sino una serie?

Antes de seguir con el post, alertamos a los lectores que este contenido tiene SPOILERS. No queremos herir su alma fanática de las series, lo que siga después queda bajo su responsabilidad. 

La nueva adaptación de la novela La Maldición de la Casa Hill es un mimo al alma y una esperanza para el género de terror.  Y es que Shirley Jackson, reina de lo gótico de mediados del siglo veinte y musa del gran Stephen King, fue pionera del terror clásico; la mente maestra de las casas embrujadas y de personajes enajenados. En el momento que lanzó la novela, allá por 1959, el terror estaba pasando por su época dorada en donde el género toma distancia de los monstruos y lo sobrenatural y se inserta en las problemáticas de la sociedad. Las novelas de Jackson hacen hincapié en lo último, donde el terror lo encontramos en lo cotidiano y el peligro en lo más inocente e inofensivo, en nosotros mismos y en nuestra mente.

Y eso es lo que transmite la nueva serie de Netflix, que sin duda ha sido la novedad del año. Es para aplaudir las actuaciones de todos los protagonistas, sobre todo de los niños y niñas que además de ser muy tiernos, son los responsables de varias de las escenas de suspenso. ¿Acaso Luke no es el pibe más tierno de todos?

Mike Flanagan, el director, sabe que no existe la seguridad de una adaptación perfecta, quizás no la haya. Pero se puede fusionar ciertas piezas y surgir algo realmente bueno. Es por eso que opta por una adaptación libre donde mantiene la esencia de la novela original pero le es infiel al argumento. ¿Y saben qué? Es excelente. Analizó minuciosamente qué se podía traicionar y qué no. Hizo lo mismo con “El Juego de Gerald”, basada en la novela de Stephen King, donde también le dio su propio aporte y su propia mirada. Flanagan brilla por los riesgos que toma y lo bien que le salen.

Publicidad

 

Para resaltar estos hechos, la novela original relata la estadía de un grupo de personas random en una mansión embrujada construida por Huge Crain. Llegan gracias a un doctor interesado en el estudio de las perturbaciones psíquicas que suelen manifestarse en las casas embrujadas con el objetivo de mencionar los sucesos paranormales para el libro en que el estaba trabajando. El doctor es acompañado por tres voluntarios: Theodora, Luke y Eleanor.

En la serie, los tres voluntarios no son desconocidos sino que son parte de la familia Crain, el mismo apellido que Jackson utilizó para nombrar al creador de la mansión; integrada por cinco hermanos, madre y padre. La familia llega a la mansión tras los negocios del matrimonio que consistía en la compra de casas para luego refaccionarlas y venderlas a un valor superior del que la compraron. Esto implicaba la constante mudanza de la familia pero la Casa Hill sería su último negocio, solo se quedarían allí por el verano para luego buscar  lo que sería “la casa para siempre” y vivir allí. Pero los secretos que la mansión escondía obligaron a sus habitantes a huir de ella. Décadas después, es decir en el presente, la familia desarmada se ve obligada a volver a la mansión tras una trágica pérdida.

 

Publicidad

La narrativa de la serie ahonda de flashback, intercalando entre el pasado y el presente. Es fiel al género y cuenta con clichés como los “jumpscares”, el susto fácil que hace que el corazón se nos vaya a la boca gracias a un gritito o al agresivo volumen del sonido, que aunque no abusa de ello es verdad que ya resultan agobiantes. Porque no es que Mike no tenía con qué asustarnos… ¿quién no se pegó un julepe con el hombre alto del bastón y sombrero o el hombre del sótano que asustó a Luke? Pero destacamos el trabajo de Flanagan y la creación de una atmósfera lúgubre sumada a la fotografía que nos inserta hasta en los estados de ánimo de los personajes.

La producción original del streaming cuenta con diez capítulos. La primera mitad se enfoca en dedicar cada episodio a cada hermano, su relación con los demás, las secuelas de un pasado tortuoso y el duelo por la muerte de Nell, que en el capítulo cinco se revela qué fantasma estuvo acechándola.

Podríamos suponer que con sus trastornos y sin ninguna ayuda, su final sería similar al de su madre. No imaginábamos que su final sería exactamente como el de Liv ni en la misma escalera que vio antes de suicidarse. Ni imaginábamos que era su voz la que endulzaba los oídos de la menor de los hermanos hasta llevarla a la muerte . Pero Flanagan no deja de cachetearnos. Nell sigue viva por unos minutos más y allí comienza a caer a través del tiempo, remontándonos a la escena de su niñez sentada en su cama donde descubre que la dama del cuello roto que estuvo persiguiéndola por dos décadas… ¡era ella misma! Esto indica que los fantasmas de la mansión no responden al tiempo-espacio como nosotros, y por eso el espíritu de Nell puede aparecer en una época de su niñez y en momentos previos a su muerte. Que volada de cabeza. Excelente trabajo, Miguel.

A partir de esta revelación, el sexto episodio titulado “Dos Tormentas”, que hace alegoría al clima en las dos líneas temporales, es la coyuntura de la temporada. Los Crain se reúnen por primera vez en la funeraria de Shirley para velar a Nell pero resurgen los resentimientos y la familia empieza a sacar los trapitos al sol.

Acá ponemos un freno de mano y nos arrodillamos ante el mejor capítulo de la serie y quizás uno de los mejores de la última década. Además de ser clave por la fuerte historia que los llevará al último acto, desborda magia y hermosura. «Dos Tormentas» dura casi 54 minutos y se desarrolla entre la Casa Hill y la funeraria y cuenta con cinco planos secuencia donde el más largo dura 17 minutos mientras que los demás duran 14, 8, 6 y 4 minutos y lo que resta fue filmado de forma tradicional. Los planos secuencia son un desafío técnico y requieren de una gran preparación previa. Por eso para realizar este episodio, Flanagan frenó la producción por un mes para practicar la coreografía y sincronización de 100 personas, también construyó el set exclusivamente para conectar la funeraria con la casa en el cual los protagonistas entran y salen de escena constantemente. Una obra de arte.

Publicidad

Pero la gran revelación, y la más esperada, era saber qué había detrás de la puerta roja. Y esto sucede en el último capítulo. ¿Qué pasaba en ese cuarto? ¿Por qué si era imposible entrar cuando eran niños, en el presente que son adultos pueden ingresar sin ningún problema? La puerta roja, según palabras de Nell, es “el estómago de la casa” que digiere a cada miembro de la familia tomando diferentes formas, haciéndolos ver lo que ellos querían ver.

Y nos acordamos de la casa del árbol de Luke, del cuarto de videojuegos de Steve, del cuarto de lectura de Olivia, del cuarto donde Theo bailaba y el resto de cuartos que no volvimos a ver. Todo toma sentido y nos cae la ficha de cómo se manejaba la casa. Los cuartos y la casa del árbol, las zonas de confort de cada miembro, nunca existieron, fue la casa jugando con la mente de los habitantes.

El final del episodio confirmó la teoría con respecto a los fantasmas que habitaban en la casa, si falleces en la mansión, tu espíritu vivirá ahí por siempre. Acá es cuando los Dudley nos exponen una visión diferente sobre la residencia. Tras el fallecimiento de su hija y mi tocaya, Abigail (que resultó no ser un fantasma ni la amiga imaginaria de Luke) y luego el de la señora Dudley, la casa era el sitio que aseguraba la eternidad con sus seres queridos mientras que para los Crain era la causante de sus desdichas. La serie tiene muchas capas y acá no puedo evitar acordarme de la escena de Shrek y la cebolla.

Publicidad

Sin embargo, el último capítulo fue medio flojo con ese final a lo Cris Morena y misterios sin resolver: ¿Steve revierte la vasectomía y su esposa queda embarazada? ¿De la nada Theo puede tener vínculos físicos con otras personas? ¿Qué onda Luke que se inyectó veneno y no está muerto? ¿Por qué había tantos fantasmas en la casa? Si la casa no tiene noción de tiempo y espacio, ¿por qué el único fantasma que acecha a Nell es el de ella misma? ¿Por qué si el matrimonio de los Dudley pasó tanto tiempo en la casa no llegaron a la paranoia y locura de Olivia?

Flanagan y Jackson tienen más cosas en común de lo que imaginábamos, ambos nos muestran que el terror en realidad radica en nosotros y en nuestro alrededor. Lo fantasmagórico de la ficción es tan solo la máscara de un drama familiar que profundiza en problemáticas habituales como lo es la soledad, la pérdida, el duelo, el analfabetismo emocional, la paternidad y maternidad, la dependencia, el desamor, la desintegración de la familia, los traumas infantiles y en las secuelas que nos van dejando a medida que crecemos.

La serie toca la fibra emocional la cual hace que nos identifiquemos con los personajes. ¿Cuántas veces necesitamos ayuda y no fuimos escuchados? O lo que más nos incomoda y nos advierte, ¿cuántas veces necesitaron de nuestra ayuda y no supimos escuchar? La Maldición de la Casa Hill conduce a la reflexión, a enfrentar y hacernos cargo del pasado que acecha en nuestro presente. Porque a veces, “un fantasma puede ser culpa, secretos, arrepentimientos y fallos”.

Para concluir: a pesar de un débil final y situaciones inconclusas, La Maldición de la Casa Hill no defrauda. Así que si te gusta salir de lo lineal, el giro en la trama, la innovación, las historias fuertes, la evolución de personajes, el terror y el llamado a reflexión, esta serie va como anillo al dedo.

Publicidad

https://www.youtube.com/watch?v=Vvk04cGqkJc

Teatro, Cine, TV y Series

“Un ladrón entre nosotros”, obra de teatro para infancias de la escritora Claudia Piñeiro

rita andino

Publicado hace

el

Un ladrón entre nosotros

Luego de una exitosa primera temporada en 2023, vuelve Un ladrón entre nosotros, obra de teatro para infancias dirigida por Nicolás Gil Lavedra y Virginia Magnago. La misma integra una nueva edición de Konex para chicos, propuesta de vacaciones de invierno con más de 20 espectáculos para disfrutar en familia.

Íntegramente producida por Ciudad Cultural Konex, Un ladrón entre nosotros está basada en la homónima novela de la prestigiosa escritora argentina Claudia Piñeiro, e invita a “espiar” la dinámica de un aula, al mismo tiempo que establece un vínculo entre el mundo de los adultos y el de los niños.

Un ladrón entre nosotros se presentará durante únicas 8 funciones: 29 de junio, 6, 13, 14, 18, 19, 27 y 28 de julio a las 15.30 hs, en Ciudad Cultural Konex (Sarmiento 3131 – CABA), con entrada desde $12.000, a la venta en cckonex o en boletería (únicamente en horarios de funciones de espectáculos). Menores abonan a partir de los 2 años cumplidos y no se suspende por lluvia.

Sobre Un ladrón entre nosotros

Publicidad

Un suceso extraordinario rompió la rutina de la escuela: una serie de robos sucedieron en el aula de 4.º A. Este es el disparador de Un ladrón entre nosotros. La maestra está muy sorprendida y no puede concebir la idea de que el ladrón esté entre sus alumnos. Los espectadores y los alumnos podrán jugar a los investigadores privados y resolver los misterios que ocurren en esta aula. La obra es una hermosa lección acerca del poder de la amistad y la confianza.

La novela Un ladrón entre nosotros es el segundo libro que Claudia Piñeiro publica para chicos y es la primera vez que un texto suyo es adaptado al teatro infantil. En este caso, junto a Nicolás Gil Lavedra, co-director de la obra.

Dice Claudia Piñeiro: «Uno de los desafíos fue adaptar un poco el lenguaje. Me pareció que había cosas que se decían, que tenían que ver con los prejuicios, sobre todo los prejuicios de qué cosas son de varones y qué cosas de nena que, si bien todavía algunos subsisten, es mejor que no subsistan y muchas de esas cuestiones fueron modificadas». Y agrega: «La obra es bastante parecida al libro, pero tuvimos cuidado en estas cosas. Después, está todo lo que Nicolás y Virginia le ponen que tiene que ver con la puesta. En la adaptación, se van tomando decisiones que van a servir para la puesta”.

FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA

Publicidad

Dramaturgia: Claudia Piñeiro y Nicolás Gil Lavedra

Dirección: Virginia Magnago y Nicolás Gil Lavedra

Actúan: Paula Broner, Graciana Urbani, Yanina Frankel, Irene Goldszer, Verónica Hassan, Maxi Sarramone, Diego Rosental, Víctor Malagrino, Hernán Wallace y Mauro Capellacci.

Asistente de dirección: Geremias Borrás

Publicidad

Producción ejecutiva: Mariana Morales

Maquillaje: Jorgelina Antico

Peluquería: MB salón, Miguel González y Claudia Zucchi

Música original: Martín Bianchedi

Publicidad

Vestuario: Pato Rodríguez y Agustín Cigara

Diseño de Escenografía: Martina Urruty y Sebastián Grandi

Diseño de Iluminación: Miguel Coronel y Virginia Magnago

Ilustradora: Martina Louzao

Publicidad

Prensa: Prensópolis

Seguir leyendo

Teatro, Cine, TV y Series

La obra «EL ÓVULO» vuelve al camarín de las Musas

rita andino

Publicado hace

el

El óvulo

Una mujer que quiere desesperadamente quedar embarazada. Una familia atravesada por ese deseo que no se cumple. Una pareja quebrada frente a años de intentar y no conseguirlo. Una madre dispuesta a todo por ver a su hija feliz. Una última oportunidad mediante la donación de óvulos. Y, una pregunta, ¿hasta dónde llegar por conseguir ese deseo?

«Me llamó la autora con un borrador del texto y supe que debía dirigir la obra. En la primera lectura me emocioné, la maternidad, fue mi elección desde mi adolescencia y es un tema que me convoca permanentemente. No está sujeto a la maternidad convencional, sino a todas sus formas.
La ciencia ha proporcionado posibilidades inimaginables y es una manera de poner el tema sobre la mesa. Abre debates, convoca, genera emociones.
Fue largo el proceso, pero con la certeza de estar aportando una mirada que constituye una opción más en el abanico de posibilidades hacia la construcción de la maternidad.» cuenta la directora Graciela Pereyra.

Además, la obra examina los límites del deseo humano. ¿Hasta dónde somos capaces de llegar en nuestra búsqueda de satisfacción y realización personal? Se introduce el papel de la tecnología como un facilitador de nuestros anhelos, pero también como un elemento que puede tener consecuencias no previstas.

FUNCIONES:  DOMINGOS 17.30 HS

EL CAMARÍN DE LAS MUSAS – Mario Bravo 960 – CABA – Tel: 4862 0655  www.elcamarindelasmusas.com

Publicidad

Entradas a la Venta

El óvulo gira en torno a los profundos deseos y las dolorosas luchas de una mujer que anhela desesperadamente convertirse en madre. Este deseo no solo la consume a ella, sino que también afecta profundamente a su familia y a su relación de pareja. A lo largo de años de intentos fallidos, la pareja se va desgastando, enfrentándose a la frustración y el dolor que implica cada intento infructuoso.

La madre de la mujer, viendo el sufrimiento de su hija, se siente impotente pero decidida a hacer todo lo posible para aliviar su dolor y ayudarla a cumplir su sueño. Esta determinación la lleva a considerar opciones que anteriormente parecían inimaginables, como la donación de óvulos.
Con la esperanza de una última oportunidad, la familia se enfrenta a decisiones difíciles y a dilemas éticos profundos en las que se ven todos involucrados.

FICHA ARTÍSTICA TÉCNICA:

Publicidad

Dramaturgia: Carolina Sturla
Actúan: Victoria Raposo, Silvina Chamadoira,
Sofía Almuina, Cristian Sabaz, Franco Camilato
Producción: Graciela Pereyra
Música original: Martín Bianchedi
Vestuario y escenografía: Graciela Pereyra
Diseño e iluminación: Victor Chacon
Asistencia: Isabella Camillato
Prensa: Más Prensa – Cecilia Dellatorre y Analia Cobas
Diseño gráfico: Giselle Juan
Dirección: Graciela Pereyra

Graciela Pereyra  es directora, a fines de los años 80, cursó los primeros dos años de su formación en el conservatorio nacional. Posteriormente, estudió con destacados maestros como Alesso, Brisky y Franklin Caicedo, y asistió a varios seminarios de actuación impartidos por Pavlovsky entre otros. Sin embargo, las clases que marcaron definitivamente su carrera fueron las que tomó con Julio Chávez, su gran maestro, quien la animó a dedicarse a la dirección. Además de su formación en actuación, estudió Escenografía, Diseño, Dramaturgia y Guión con reconocidos maestros, y completó su preparación profesional con estudios en Diseño de Iluminación. A lo largo de su carrera, ha dirigido una veintena de obras tanto en el circuito independiente como en el oficial.

Seguir leyendo

Teatro, Cine, TV y Series

¡Temporada de teatro! Llegan dos nuevas propuestas en el ‘Paseo La Plaza’ bajo la producción de Gonzalo Rua

rita andino

Publicado hace

el

Conocidos por Error

El Productor  GONZALO RUA apuesta nuevamente al teatro argentino estrenado dos obras en el PASEO LA PLAZA.

“Bien está lo que mal empieza” y “Conocidos por error” las nuevas propuestas teatrales para la temporada invernal porteña.

Dos obras imperdibles para esta temporada, comedias familiares, para reír y reflexionar. Producción nacional, teatro argentino.

CONOCIDOS POR ERROR, en su nueva temporada y con elenco renovado, vuelve esta comedia disparatada y divertida que fue éxito rotundo en el 2023. Bajo la dirección del propio Gonzalo Rua, la obra aborda la complejidad de los vínculos modernos: una pareja gay, otra heterosexual y una trieja; una sesión de terapia donde expresan sus problemáticas e intimidades y una terapeuta muy peculiar.
Todos los sábados de Junio y Julio a las 22.00 hs en la Sala Cortazar de Paseo La Plaza [Av. Corrientes 1660 – C.A.B.A] – Entradas a la Venta

BIEN ESTÁ LO QUE MAL EMPIEZA, la clásica comedia del reconocido dramaturgo y autor internacional Jean-Pierre Martinez. Bajo la dirección de Mateo Guzmán, en esta obra se reflejan las dificultades que se presentan en el camino de la adopción. Proceso que se complica aún más cuando uno de los pretensos padres no llega a la reunión con la asistente social y el otro deberá resolver esa situación.
Todos los domingos de Junio y Julio a las 20.00 hs en la Sala Cortazar de Paseo La Plaza [Av. Corrientes 1660 C.A.B.A] – Entradas a la Venta

Publicidad

Estas atractivas propuestas de GDR Producciones en esta nueva temporada, incluye además dar oportunidades a las nuevas generaciones de artistas que dan sus primeros pasos en la escena teatral. Este año Conocidos por error estará interpretada por los jóvenes Sol D’Ortona, Agustín Vázquez, Renzo Rodríguez, Jonathan Damian, Joaquín Bodoira, Ariana Campaña, Poyo Müller y Ayu Ojeda. En tanto, Bien está lo que mal empieza cuenta con las actuaciones de Luciana Fernández, Melanie Rondinella, Coni Beneitez, Luli Gutierrez y Esteban Maldonado.

Gonzalo Damian Rua (23 años) es actor, modelo profesional y productor; fundador y Ceo de “GDR Producciones”.
Su vocación artística nació a sus 15 años, un accidente deportivo lo alejó de las canchas de rugby y lo acercó inesperadamente a los escenarios de las mejores salas teatrales del país; la actuación fue el producto de su notable resiliencia. Así, Gonzalo llegó al Teatro El Cubo, con sólo 16 años, participando en “Chicago”, adaptación de la mítica comedia musical.

Como actor y en muy pocos años, Gonzalo formó parte del elenco de “Melicienta”, “Adolescentes Desmedidos”, “Chicago, el musical”, “Homenaje Casi Ángeles”, entre otros. Forjando un gran recorrido también en las temporadas de la costa Atlántica y Córdoba.

No tardó mucho en darse cuenta de que el teatro es su casa y no sólo bajo la actuación; así en 2022 escribió, dirigió y produjo “La Cerradura” en el teatro El Vitral, iniciando así una continuidad de éxitos. En el 2023 llevó a El Vitral la primera temporada de “Conocidos por error” y a “La Revelación” en el Paseo La Plaza – esta última protagonizada por el ex “GH” Juan Reverdito.

Publicidad

Esta atípica experiencia de vida lo impulsó a desarrollar GDR Producciones, dedicada a la creación y producción de espectáculos, representación de artistas y coaching.

GDR Producciones apuesta a la producción teatral a gran escala, siempre apuntando a la juventud de este país que quiere cumplir un sueño y volverlo su trabajo de toda la vida. Una productora creada con el fin de romper esquemas y profesionalizar al área independiente. Gonzalo Rua y su productora quieren terminar con el mito de que no se puede vivir del arte.

Seguir leyendo

Más Leídas