Conéctese con nosotros

Teatro, Cine, TV y Series

Por qué los psicópatas nos atraen tanto hacia un mundo horroroso y extremo

Publicado hace

el

Desde los tiempos de Charles Manson, quizás la primera superestrella entre los asesinos en serie, y pese a que aún carecía de muchos de los componentes que más tarde asociaríamos al icono (no cometió personalmente los asesinatos, y no era una persona solitaria sino, más bien, un inteligente cerebro ejecutor de los actos a distancia) la figura del psicópata asesino ha sido reconfigurada continuamente en la ficción. El cine y la literatura, de hecho, han llegado a modelar la realidad, y en estos tiempos confusos, los asesinos reales se inspiran en la ficción y en otros asesinos, en una perversa arquitectura de vasos comunicantes muy complicada de diseccionar en toda su complejidad.

En las últimas décadas, los asesinos en serie en la ficción -cruzados con sus referentes reales- han vivido tiempos de fantasía con casos como el de Ed Gein, uno de los primeros en copar portadas de periódicos en su momento, y reformulado de forma extremadamente folclórica en películas como ‘Psicosis’ o ‘La matanza de Texas’, más todas las derivaciones posibles en formato slasher que de un modo u otro bebían del icono redneck. Pero también se ha coqueteado con el realismo y la fidelidad a los referentes auténticos tras el éxito de películas como ‘Henry, retrato de un asesino’.

Quizás sea ‘El silencio de los corderos’ la película que marca un antes y un después en nuestra percepción de los asesinos: Hannibal Lecter es un personaje de ficción, pero no lo eran las técnicas de análisis psicológico del FBI que aparecen reflejadas en la película. Sin duda, marcó los pasos a seguir por películas posteriores y abrió camino para la actual fiebre por el true crime, subgénero documental que ha descubierto que no hace falta inventar terribles tropelías cuando la realidad nos da más morbo y violencia que la ficción más perversa.

Publicidad

Muy influido por el true crime (que no es más que una evolución sofisticada -pero no demasiado- de la prensa de sucesos cuyos orígenes se remontan a la Inglaterra victoriana), las piezas de ficción de hoy tienen muy en cuenta los métodos de investigación y el comportamiento real de los asesinos en serie. Dos de lo mayores éxitos recientes de Netflix siguen esa línea: la extraordinaria ‘Mindhunter’ y el documental ‘Las cintas de Ted Bundy’, que tiene versión dramatizada protagonizada por Zac Effron, de futuro estreno.

Lo que parece estar claro es que los asesinos en serie, los reales y los que se inspiran confesamente o no en ellos, levantan pasiones y ejercen un extraño magnetismo en nosotros. Pero, ¿por qué? ¿Por qué consumismos ficciones o información sobre hechos atroces? ¿Por qué mitificamos a quienes llevan a camino crímenes sanguinarios? Hemos hablado con el criminólogo Jonathan Van Durmen para que nos ayude a entenderlo.

La irresistible fascinación por el mal

Para empezar, nos aclara que esta fascinación por el mal «no es una cosa nueva, siempre nos ha atraído la violencia y el sufrimiento. Es una de las experiencias de mayor carga emocional que existen. Los romanos ya iban a los coliseos a ver a gente pelearse hasta la muerte. En países de Oriente Medio, aún hoy día, la gente se desplaza grandes distancias para ver cómo cuelgan a gente en plazas. Lo que sí es nuevo es la forma de presentarlo: series, libros, películas en las que vemos con mucho detalle el nacimiento del mal, que es algo que siempre hemos querido entender«.

Last Public Execution By Guillotine France 1939 Última ejecución pública con guillotina, en 1939.

Hay una correlación clara, entonces, en nuestra fascinación por la violencia y la muerte en la vida real, como un proceso natural, y nuestro gusto por ficciones de este tipo: «Buscamos entender la naturaleza humana, que nos parece fascinante, incomprensible muy a menudo. Pero también acercarnos a cosas que nos parecen oscuras e inalcanzables. Dentro de un ámbito de ficción estamos protegidos y no sufrimos daño o no somos castigados por lo que sucede en ella. Con las series podemos jugar con nuestro propio morbo y llevarlo al límite«.

Los asesinos en serie reales tienen unas características que los hacen indiscutiblemente atractivos: «Hay una parte seductora, casi como de estrella del rock, en asesinos como Ted Bundy. Nos seducen por su carisma, y también porque reflejan ideales que en muchos casos la sociedad nos exige: la belleza física, la seguridad en uno mismo, la fortaleza… aspectos que se nos pide en un mundo mediatizado como el que vivimos, y que los asesinos representan como la figura de alguien que puede con todo«.

Publicidad

Pero también son el reflejo, según Van Durmen, de una parte oscura de nosotros mismos: «Todos llevamos dentro la fascinación con el morbo y la violencia, pero que nunca llegamos a ejecutar. De alguna manera vivimos a través de ellos una experiencia que si no fuera contraria a las reglas que todos nos imponemos para vivir en sociedad, podríamos llegar a plantearnos el poner en práctica«. Y todo confluye, por supuesto, en una imagen idealizada donde a menudo los propios criminales han tenido mucho que ver: «En muchos casos, como el de Ted Bundy, los propios asesinos a través de testimonios y con la complicidad de los medios han ayudado a forjar la imagen que tenemos de ellos, pero claro, esa imagen siempre está idealizada«.

Van Durmen tampoco duda en afirmar que los asesinos en serie «cumplen una función social que siempre ha existido«. Una función que se resume en «satisfacer una serie de fantasías oscuras y violentas, pero sin tener que actuarlas: nos permiten vivir o sufrir la muerte a distancia. Hay un claro paralelismo con las ficciones de terror, que nos permiten pasar miedo pero de forma controlada«. En último lugar, este tipo de ficciones «abren otra serie de debates relacionados temáticamente con este tipo de ficciones: el tratamiento penitenciario, la pena de muerte, cómo proteger mejor a las víctimas típicas de estos asesinos -habitualmente mujeres-, como reaccionar, en fin, a una situación que hasta hace no mucho estaba completamente sin estudiar«.

Sin embargo, no todos los aspectos de estas ficciones podrían ser positivos. Nos hacemos la vieja pregunta de si las ficciones inspiradas en crímenes reales, más allá de ser nocivas, podrían banalizar la violencia auténtica: «Hay todo tipo de estudios sobre el tema, y todo tipo de opiniones acerca de dónde nace la violencia real y qué la genera. Yo creo que se trata de una realidad compleja y que vincular un acto violento a una película o una serie es muy difícil, si no imposible. Sí que considero que hay que tener un cierto respeto a las víctimas, que no siempre está presente en estas producciones cuando idealizamos al villano y castigamos determinados comportamientos de las víctimas, a veces llegando a culpabilizarlas«.

Finalmente, y como no podía ser de otro modo, preguntamos a nuestro experto qué películas o series recientes le han gustado por el tratamiento especialmente realista o cuidadoso que dan del entorno de los asesinos en serie. No duda al decirnos que «me ha gustado mucho ‘Mindhunter’, que refleja muy bien la creación de la unidad de análisis de conducta del FBI, y que es muy exacta en su contexto histórico y sus postulados teóricos. A título personal, ‘El silencio de los corderos’ o ‘Seven’ me marcaron mucho«. Aunque hasta sus favoritas tienen un «impacto negativo«, ya que «series como ‘CSI’ tienen un impacto negativo en la profesión que yo ejerzo, que es la criminología, ya que a veces confunden a la gente acerca de en qué consiste exactamente nuestro trabajo, incluso entre los propios alumnos, que empiezan a estudiar la carrera para ‘cazar asesinos en serie’»

Publicidad


La noticia

Por qué los psicópatas nos atraen tanto hacia un mundo horroroso y extremo

fue publicada originalmente en

Espinof

Publicidad

por
John Tones

.

Teatro, Cine, TV y Series

“Un ladrón entre nosotros”, obra de teatro para infancias de la escritora Claudia Piñeiro

rita andino

Publicado hace

el

Un ladrón entre nosotros

Luego de una exitosa primera temporada en 2023, vuelve Un ladrón entre nosotros, obra de teatro para infancias dirigida por Nicolás Gil Lavedra y Virginia Magnago. La misma integra una nueva edición de Konex para chicos, propuesta de vacaciones de invierno con más de 20 espectáculos para disfrutar en familia.

Íntegramente producida por Ciudad Cultural Konex, Un ladrón entre nosotros está basada en la homónima novela de la prestigiosa escritora argentina Claudia Piñeiro, e invita a “espiar” la dinámica de un aula, al mismo tiempo que establece un vínculo entre el mundo de los adultos y el de los niños.

Un ladrón entre nosotros se presentará durante únicas 8 funciones: 29 de junio, 6, 13, 14, 18, 19, 27 y 28 de julio a las 15.30 hs, en Ciudad Cultural Konex (Sarmiento 3131 – CABA), con entrada desde $12.000, a la venta en cckonex o en boletería (únicamente en horarios de funciones de espectáculos). Menores abonan a partir de los 2 años cumplidos y no se suspende por lluvia.

Sobre Un ladrón entre nosotros

Publicidad

Un suceso extraordinario rompió la rutina de la escuela: una serie de robos sucedieron en el aula de 4.º A. Este es el disparador de Un ladrón entre nosotros. La maestra está muy sorprendida y no puede concebir la idea de que el ladrón esté entre sus alumnos. Los espectadores y los alumnos podrán jugar a los investigadores privados y resolver los misterios que ocurren en esta aula. La obra es una hermosa lección acerca del poder de la amistad y la confianza.

La novela Un ladrón entre nosotros es el segundo libro que Claudia Piñeiro publica para chicos y es la primera vez que un texto suyo es adaptado al teatro infantil. En este caso, junto a Nicolás Gil Lavedra, co-director de la obra.

Dice Claudia Piñeiro: «Uno de los desafíos fue adaptar un poco el lenguaje. Me pareció que había cosas que se decían, que tenían que ver con los prejuicios, sobre todo los prejuicios de qué cosas son de varones y qué cosas de nena que, si bien todavía algunos subsisten, es mejor que no subsistan y muchas de esas cuestiones fueron modificadas». Y agrega: «La obra es bastante parecida al libro, pero tuvimos cuidado en estas cosas. Después, está todo lo que Nicolás y Virginia le ponen que tiene que ver con la puesta. En la adaptación, se van tomando decisiones que van a servir para la puesta”.

FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA

Publicidad

Dramaturgia: Claudia Piñeiro y Nicolás Gil Lavedra

Dirección: Virginia Magnago y Nicolás Gil Lavedra

Actúan: Paula Broner, Graciana Urbani, Yanina Frankel, Irene Goldszer, Verónica Hassan, Maxi Sarramone, Diego Rosental, Víctor Malagrino, Hernán Wallace y Mauro Capellacci.

Asistente de dirección: Geremias Borrás

Publicidad

Producción ejecutiva: Mariana Morales

Maquillaje: Jorgelina Antico

Peluquería: MB salón, Miguel González y Claudia Zucchi

Música original: Martín Bianchedi

Publicidad

Vestuario: Pato Rodríguez y Agustín Cigara

Diseño de Escenografía: Martina Urruty y Sebastián Grandi

Diseño de Iluminación: Miguel Coronel y Virginia Magnago

Ilustradora: Martina Louzao

Publicidad

Prensa: Prensópolis

Seguir leyendo

Teatro, Cine, TV y Series

La obra «EL ÓVULO» vuelve al camarín de las Musas

rita andino

Publicado hace

el

El óvulo

Una mujer que quiere desesperadamente quedar embarazada. Una familia atravesada por ese deseo que no se cumple. Una pareja quebrada frente a años de intentar y no conseguirlo. Una madre dispuesta a todo por ver a su hija feliz. Una última oportunidad mediante la donación de óvulos. Y, una pregunta, ¿hasta dónde llegar por conseguir ese deseo?

«Me llamó la autora con un borrador del texto y supe que debía dirigir la obra. En la primera lectura me emocioné, la maternidad, fue mi elección desde mi adolescencia y es un tema que me convoca permanentemente. No está sujeto a la maternidad convencional, sino a todas sus formas.
La ciencia ha proporcionado posibilidades inimaginables y es una manera de poner el tema sobre la mesa. Abre debates, convoca, genera emociones.
Fue largo el proceso, pero con la certeza de estar aportando una mirada que constituye una opción más en el abanico de posibilidades hacia la construcción de la maternidad.» cuenta la directora Graciela Pereyra.

Además, la obra examina los límites del deseo humano. ¿Hasta dónde somos capaces de llegar en nuestra búsqueda de satisfacción y realización personal? Se introduce el papel de la tecnología como un facilitador de nuestros anhelos, pero también como un elemento que puede tener consecuencias no previstas.

FUNCIONES:  DOMINGOS 17.30 HS

EL CAMARÍN DE LAS MUSAS – Mario Bravo 960 – CABA – Tel: 4862 0655  www.elcamarindelasmusas.com

Publicidad

Entradas a la Venta

El óvulo gira en torno a los profundos deseos y las dolorosas luchas de una mujer que anhela desesperadamente convertirse en madre. Este deseo no solo la consume a ella, sino que también afecta profundamente a su familia y a su relación de pareja. A lo largo de años de intentos fallidos, la pareja se va desgastando, enfrentándose a la frustración y el dolor que implica cada intento infructuoso.

La madre de la mujer, viendo el sufrimiento de su hija, se siente impotente pero decidida a hacer todo lo posible para aliviar su dolor y ayudarla a cumplir su sueño. Esta determinación la lleva a considerar opciones que anteriormente parecían inimaginables, como la donación de óvulos.
Con la esperanza de una última oportunidad, la familia se enfrenta a decisiones difíciles y a dilemas éticos profundos en las que se ven todos involucrados.

FICHA ARTÍSTICA TÉCNICA:

Publicidad

Dramaturgia: Carolina Sturla
Actúan: Victoria Raposo, Silvina Chamadoira,
Sofía Almuina, Cristian Sabaz, Franco Camilato
Producción: Graciela Pereyra
Música original: Martín Bianchedi
Vestuario y escenografía: Graciela Pereyra
Diseño e iluminación: Victor Chacon
Asistencia: Isabella Camillato
Prensa: Más Prensa – Cecilia Dellatorre y Analia Cobas
Diseño gráfico: Giselle Juan
Dirección: Graciela Pereyra

Graciela Pereyra  es directora, a fines de los años 80, cursó los primeros dos años de su formación en el conservatorio nacional. Posteriormente, estudió con destacados maestros como Alesso, Brisky y Franklin Caicedo, y asistió a varios seminarios de actuación impartidos por Pavlovsky entre otros. Sin embargo, las clases que marcaron definitivamente su carrera fueron las que tomó con Julio Chávez, su gran maestro, quien la animó a dedicarse a la dirección. Además de su formación en actuación, estudió Escenografía, Diseño, Dramaturgia y Guión con reconocidos maestros, y completó su preparación profesional con estudios en Diseño de Iluminación. A lo largo de su carrera, ha dirigido una veintena de obras tanto en el circuito independiente como en el oficial.

Seguir leyendo

Teatro, Cine, TV y Series

¡Temporada de teatro! Llegan dos nuevas propuestas en el ‘Paseo La Plaza’ bajo la producción de Gonzalo Rua

rita andino

Publicado hace

el

Conocidos por Error

El Productor  GONZALO RUA apuesta nuevamente al teatro argentino estrenado dos obras en el PASEO LA PLAZA.

“Bien está lo que mal empieza” y “Conocidos por error” las nuevas propuestas teatrales para la temporada invernal porteña.

Dos obras imperdibles para esta temporada, comedias familiares, para reír y reflexionar. Producción nacional, teatro argentino.

CONOCIDOS POR ERROR, en su nueva temporada y con elenco renovado, vuelve esta comedia disparatada y divertida que fue éxito rotundo en el 2023. Bajo la dirección del propio Gonzalo Rua, la obra aborda la complejidad de los vínculos modernos: una pareja gay, otra heterosexual y una trieja; una sesión de terapia donde expresan sus problemáticas e intimidades y una terapeuta muy peculiar.
Todos los sábados de Junio y Julio a las 22.00 hs en la Sala Cortazar de Paseo La Plaza [Av. Corrientes 1660 – C.A.B.A] – Entradas a la Venta

BIEN ESTÁ LO QUE MAL EMPIEZA, la clásica comedia del reconocido dramaturgo y autor internacional Jean-Pierre Martinez. Bajo la dirección de Mateo Guzmán, en esta obra se reflejan las dificultades que se presentan en el camino de la adopción. Proceso que se complica aún más cuando uno de los pretensos padres no llega a la reunión con la asistente social y el otro deberá resolver esa situación.
Todos los domingos de Junio y Julio a las 20.00 hs en la Sala Cortazar de Paseo La Plaza [Av. Corrientes 1660 C.A.B.A] – Entradas a la Venta

Publicidad

Estas atractivas propuestas de GDR Producciones en esta nueva temporada, incluye además dar oportunidades a las nuevas generaciones de artistas que dan sus primeros pasos en la escena teatral. Este año Conocidos por error estará interpretada por los jóvenes Sol D’Ortona, Agustín Vázquez, Renzo Rodríguez, Jonathan Damian, Joaquín Bodoira, Ariana Campaña, Poyo Müller y Ayu Ojeda. En tanto, Bien está lo que mal empieza cuenta con las actuaciones de Luciana Fernández, Melanie Rondinella, Coni Beneitez, Luli Gutierrez y Esteban Maldonado.

Gonzalo Damian Rua (23 años) es actor, modelo profesional y productor; fundador y Ceo de “GDR Producciones”.
Su vocación artística nació a sus 15 años, un accidente deportivo lo alejó de las canchas de rugby y lo acercó inesperadamente a los escenarios de las mejores salas teatrales del país; la actuación fue el producto de su notable resiliencia. Así, Gonzalo llegó al Teatro El Cubo, con sólo 16 años, participando en “Chicago”, adaptación de la mítica comedia musical.

Como actor y en muy pocos años, Gonzalo formó parte del elenco de “Melicienta”, “Adolescentes Desmedidos”, “Chicago, el musical”, “Homenaje Casi Ángeles”, entre otros. Forjando un gran recorrido también en las temporadas de la costa Atlántica y Córdoba.

No tardó mucho en darse cuenta de que el teatro es su casa y no sólo bajo la actuación; así en 2022 escribió, dirigió y produjo “La Cerradura” en el teatro El Vitral, iniciando así una continuidad de éxitos. En el 2023 llevó a El Vitral la primera temporada de “Conocidos por error” y a “La Revelación” en el Paseo La Plaza – esta última protagonizada por el ex “GH” Juan Reverdito.

Publicidad

Esta atípica experiencia de vida lo impulsó a desarrollar GDR Producciones, dedicada a la creación y producción de espectáculos, representación de artistas y coaching.

GDR Producciones apuesta a la producción teatral a gran escala, siempre apuntando a la juventud de este país que quiere cumplir un sueño y volverlo su trabajo de toda la vida. Una productora creada con el fin de romper esquemas y profesionalizar al área independiente. Gonzalo Rua y su productora quieren terminar con el mito de que no se puede vivir del arte.

Seguir leyendo

Más Leídas